5 consejos para complementar el ejercicio con alimentación.

5 consejos para complementar el ejercicio con alimentación.

Si queremos observar cambios y avances en nuestros objetivos deportivos, no podemos olvidar la alimentación. Una adecuada alimentación en definitiva es un gran complemento para el ejercicio, pero más que eso, para nuestra salud.

Sabemos que comenzar a realizar hábitos saludables y, sobre todo mantenerlos, puede llegar a ser complicado. Tan solo con pensarlo muchas personas se desaniman y es normal pues en ocasiones creemos que tenemos que sacrificar mucho. Pero con estos consejos te darás cuenta de que no tiene que ser difícil o tormentoso, al contrario, a la larga te traerá más beneficios que malos ratos si lo ves como un estilo de vida más que como un castigo.

Te adelantamos que no tienes por qué dejar atrás tus alimentos favoritos. Puedes alcanzar tus metas siempre y cuando tengas en mente algo muy simple pero efectivo: el balance.

Planifica tus comidas con base en tus objetivos.

Así como todos tenemos cuerpos diferentes, también requerimos diferentes alimentos. Esto depende de varios factores. Por una parte, siempre hay que tener en cuenta qué es lo que queremos lograr y por otra, lo que nuestro cuerpo necesita. La dieta de una persona que busca aumentar masa muscular no será la misma que la de alguien que tiene como objetivo bajar de peso. Así mismo, si tienes algún padecimiento como diabetes, colitis o problemas hormonales, tendrás que seleccionar tus alimentos teniendo en cuenta esto. Escucha a tu cuerpo, entiende sus necesidades y con base en ello, planifica lo que comerás durante toda la semana. Para este punto, siempre es recomendable acudir con un experto en nutrición para saber qué alimentos son los mejores para ti.

Evita los excesos

Tal cual como comercial. Los excesos no son buenos; ni comer en pocas cantidades es lo correcto ni comer demás. Basa tu ingesta en lo que planificaste -ya sea junto con el experto o por tu cuenta- y ten en cuenta que una dieta balanceada siempre será la mejor opción. Ahora bien, hay quienes, por ansiedad, estrés u otro padecimiento, suelen consumir ya sea más o menos alimentos. Si sientes que tienes algún problema similar, consulta a algún médico, no lo tomes a la ligera. A veces hay problemas que se tienen que atender desde otro lado.

No exageres con el ejercicio.

Si buscas mejorar tu salud, la alimentación tiene que ir de la mano con el ejercicio. Sin embargo, no fuerces a tu cuerpo ni te obligues a cumplir con rutinas que más que ayudarte podrían ser perjudiciales. Es mejor avanzar poco a poco que castigarnos con cosas imposibles. Tu cuerpo está acostumbrado a ciertas actividades, el trabajo constante le dará la fuerza para avanzar cada vez más. No te frustres si al comienzo das una sola vuelta a la pista o haces 10 abdominales. Si están bien hechas, te beneficiará más que hacer 100 sin un método correcto. Dale tiempo a tu cuerpo y a tu metabolismo para que se adapte.

No abandones tus objetivos.

La constancia y la disciplina son determinantes si quieres cambiar tus hábitos. Recuerda que es un proceso con diferentes etapas, un día puedes no sentirte motivado, pero eso no significa que fracasaste. Es un recordatorio para que al día siguiente tengas la fuerza y la motivación para seguir intentándolo. Un

día malo no es lo mismo que un proceso fallido. Lo que siempre debes tener presente es la razón por la que quieres lograrlo, eso te dará fuerzas para continuar.

Disfruta el proceso de aprendizaje

Por último, disfrútalo. Al inicio podemos sentirnos un poco perdidos y que no avanzamos, pero no hay que entrar en desesperación, todo es un proceso en el que cada uno lleva su ritmo. Poco a poco notarás que sabes más sobre tu cuerpo y sobre los alimentos y ejercicios que son mejores para ti. No te preocupes si empiezas con 20 minutos de ejercicio o si comes algo que no está incluido en tu plan de alimentación, tu cuerpo se tiene que ir adaptando a los cambios. Con el paso del tiempo y la constancia notarás los beneficios por lo que continuar con las buenas prácticas será algo que harás en automático, y por mientras disfruta el proceso sin culpabilidades.

Si resumimos los 5 puntos, te darás cuenta de que hay una constante: el balance, el equilibrio. Mientras no pierdas eso de vista, no habrá problema si caes alguna vez, solo no abandones tus objetivos. Conoce tu cuerpo y aprende de él, te lo va a recompensar.